Buen ensayo Ana Rayo. Así acabó el último ensayo de la semana, parece que me acerco. Después de muchos desvelos, parece que Antonia empieza a existir, a tener vida propia. Que alivio.

Siempre lo digo: la comedia es más difícil que le drama. La comedia tiene las dos versiones a la vez. Antonia, en 5 Y ACCIÓN, sufre, todo el tiempo. La mayoría de las veces (y son muchas), abandona llorando el escenario. Ella sufre. Ella no se ríe, a ella, lo que le está pasando, no le hace la menor gracia. Pero el público se tiene que reír. Se tiene que reír de su desgracia, de su falta de tacto, de sus ironías y de su dolor.

De hecho cuanto más se rían, más sabremos todos que entienden a Antonia, que están con ella y que con ella se ríen de si mismos, de ella misma.

Hacer esto en escena es muy difícil. Tener verdad en esa situación y hacer comedia, es muy complicado, porque la comedia está en hacerlo absolutamente de verdad y los cambios de estado son en microsegundos, sin solución de continuidad, más rápido que un Ferrari que va de 0 a 100 en 2,8 segundos.

Se necesita mucho trabajo, mucha concentración y una capacidad alta para mantener la energía arriba, arriba y ándale. solo apto para personas que viene en lámparas o que saben vivir en ellas.

Esto es un bodevil. Y hacerlo de verdad es el reto. No puedo decir que lo he conseguido porque no siempre lo conseguiré, cada función es un mundo, y puedo conseguirlo en una escena y pifiarla en la siguiente. Ahí está la magia del teatro. Está vivo.

Nada es comparable a la sensación de la concentración absoluta y la comunión con el publico. Nada. Y lo digo yo, que he probado muchas drogas.

Ya tenemos la función montada, esta semana haremos todos los días pases completos y la semana que viene los haremos dentro de la escenografía. Así se puede trabajar. Que lujo.

Estrenaremos en Noia, y tranquilos no estaremos, porque eso es imposible, pero llegamos conociendo el espacio y la función. Su estructura. Que no es fácil con tantas entradas y salidas.

Y todo esto esto a la vez que siento como el alma se me parte con nuestro nuevo gobierno, con este espectáculo de testimonios en la Audiencia Nacional y abstenciones en el Congresos de señores de izquierdas. Sé que esto no tiene nada que  ver con  mis ensayos, pero para mi todo es un continuo. El escapismo de vivir dentro de seres inventados, no me permite olvidar que todo cambia para que nada cambie… y aún así seguiré soñando con ese mundo sin partidos en el que nos gobiernen los mejores haciendo lo mejor para sus conciudadanos.

Salud y República.

Recent Posts

Leave a Comment